© Copyright by Diego Mir García

Tel: +34 637 493 270

Email: okacademydiegomir@gmail.com

Contacto

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Colaboran

Política de Privacidad - Condiciones de uso

Todos los derechos reservados

LA AGILIDAD, capacidad olvidada

16/03/2018

 

En el artículo anterior en la descripción de lo que definimos como “táctica física” basado en aquellas situaciones del juego que entendemos son esenciales reproducir en el entrenamiento, existe una que a mi entender es fundamental que esté presente en todos y cada uno de los programas de entrenamiento que buscan una mejora radical del rendimiento del jugador de Hockey Patines, me refiero a la agilidad.
Si indagamos en los tratados de entrenamiento acerca del significado del concepto “agilidad” veremos que se le atribuye la integración de habilidades referidas a movimientos individuales usando una combinación de coordinación, velocidad, habilidad, equilibrio fuerza y resistencia, es decir requiere de la sincronización milimétrica, como si de un reloj suizo se tratara, de todas y cada una de las condiciones físicas que requiere el rendimiento del entrenamiento deportivo en cualquier especialidad. 
En definitiva, la agilidad es una cualidad que se atribuye a un deportista mediante la cual obtiene un control total de sus partes del cuerpo, obteniendo de ellas acciones ejecutadas en su máxima perfección, en ocasiones con la bola y en otras simplemente con la acción de moverse con rapidez y soltura. 
A partir de lo descrito no es difícil entender que a la agilidad se le atribuyen un todo un conjunto de cualidades físicas que deben armonizar de manera conjunta con el fin de conseguir la superioridad en el adversario.
Incluso los aficionados al deporte saben identificar muy bien al jugador ágil, simplemente es aquel que le hace levantar de sus asientos, al que premia con una exclamación y una ovación por una jugada o un movimiento sorprendente.
Una vez reconocido el concepto de agilidad vamos a ver qué podemos hacer los entrenadores y preparadores físicos a partir del entrenamiento para conseguir “el jugador ágil”.  
Hemos citado, entre muchas capacidades, la velocidad, la coordinación, el equilibrio y la fuerza como elementos fundamentales para el desarrollo de la agilidad. A mi entender la habilidad y la destreza en la ejecución de gestos técnicos también son esenciales, es decir debemos conjuntar acciones donde un gesto técnico se realice a máxima velocidad y a su vez con la máxima precisión, normalmente situaciones que acontecen en espacios muy limitados y rodeados de innumerables dificultades procedentes de los adversarios. En este momento sugiero tener presente un nuevo indicativo para el desarrollo del entrenamiento de la agilidad; debemos realizar acciones y desplazamientos en espacios muy reducidos y rodeados de incertidumbre, pero sin duda en un contexto donde el jugador debe salir airoso de la situación. Por lo tanto, la precisión, la finura y la exquisitez serán el resultado de la acción. La agilidad va reñida con la torpeza.
A su vez para conseguir una mejor adaptación al juego dichos movimientos deben ejecutarse en constantes cambios de orientación, es decir, romper los movimientos y desplazamientos de manera que los jugadores deban cambiar de improviso su orientación espacial mediante giros repentinos en un limitado espacio de juego. Estas situaciones deberán favorecer un rápido ajuste de los campos visuales que permiten al jugador acelerar los tiempos de decisión. 
Podemos emplear también los pasos de vallas bien sea por encima o por debajo, provocando cambios posturales al jugador, a partir de los cuales este deberá modificar y adaptar repentinamente el cuerpo a las necesidades de cada gesto necesario para el desarrollo del juego, todo ello en el mínimo tiempo posible.
Esta rapidez en la ejecución de acciones y movimientos debe ir acompañada también por el factor, a mi entender decisivo, del juego colectivo; encontrar una buena escapatoria al momento de incertidumbre mediante una óptima toma de decisiones. Para ello lo más importante es acercar el ejercicio a la situación de competición más real posible. Precisamos movimientos diseñados acorde a los que el jugador realiza en competición y a ser posible en los espacios de pista donde habitualmente este los realiza, y necesitamos reproducir acciones técnicas conforme a dichos movimientos y desplazamientos. El objetivo debe ser que el jugador vea reproducido en un ejercicio de agilidad aquello que habitualmente realiza en competición. 
En resumen, la agilidad forma parte importante en el desarrollo del juego en competición, y por lo tanto le pertenece un protagonismo indispensable en los programas de entrenamiento de nuestros equipos.

Please reload

Publicaciones Destacadas

Táctica ofensiva, es tiempo de crecer.

May 11, 2019

1/10
Please reload

Publicaciones 
Recientes

December 30, 2017

November 27, 2017

November 3, 2017

October 27, 2017

Please reload

Próximas Sesiones Técnicas Grupales

Diego Mir